263.6816 | 6675.5660
info@cryocellpanama.com

Noticias de células madre

Rafael Nadal utilizó células madre para aliviar lesiones

Al destacado tenista español Rafael Nadal, un tratamiento con células madre, al que recurrió en noviembre de 2013 después de agotar las posibilidades de los tratamientos anteriores con plasma rico en plaquetas, le solucionó, al menos por un año, los problemas de rodilla. Tan contento quedó Nadal que en noviembre pasado volvió a recurrir a las células madre para curar en este caso sus problemas de espalda, el síndrome facetario (inflamación de una parte de las vértebras lumbares), que le tenía a maltraer. Después de extraer las células madre, las que son capaces de sustituir o regenerar tejidos dañados, en la médula ósea de la cresta iliaca posterior, en la pelvis, del deportista, se le infiltraron en las facetas articulares, entre los lados de los cuerpos vertebrales. Como Nadal, un buen número de jugadores de la NBA o de la liga norteamericana de fútbol se han sometido a la terapia con células madre desde que comenzó su uso experimental en 2009. Actualmente, según el 2014 World Stem Cell Report (Informe mundial de 2014 sobre células madre), unas 700 clínicas de todo el mundo practican una técnica autorizada por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

“Mi experiencia personal y la de la gente que conozco que usa esas técnicas es muy buena”, dice Luis González Lago, traumatólogo español que trabaja en el Baniyas, un equipo de fútbol de Abu Dabi. González Lago, que trabajó antes en el Atlético de Madrid de balonmano, es un gran partidario de la medicina regenerativa, en la que se inscriben los tratamientos con células madre, su último escalón después de los más conocidos de plasma rico en plaquetas (que es similar en cierta forma: mediante la centrifugación de la sangre del paciente se obtienen las plaquetas en las que se encuentran los factores de crecimiento que ayudan a regenerar músculos, ligamentos o tendones) y el Orthokine, que utiliza, además de un sistema de centrifugación, un sistema mecánico de rotura de las plaquetas, obteniendo antiinterleukinas-1, de gran utilidad en procesos degenerativos, y como potente antiinflamatorio endógeno. “Creo que la medicina regenerativa es útil, no sólo en lesiones en el ámbito de la traumatología deportiva, sino también en procesos degenerativos articulares, en defectos óseos, en retardos de consolidación de fracturas, en defectos de tejidos por parte de la cirugía plástica y reconstructiva, en cirugía maxilofacial, en quemados…”, añade González Lago, con un entusiasmo que, evidentemente, no comparten los escépticos.

Fuente: http://deportes.elpais.com/

Leave a Reply

Recibir información
en tu correo